Panamá: Comandante Federico Britton

Honras fúnebres, martes 3 de julio, 10:00 a.m., Paraninfo Universitario, Universidad de Panamá.

El siguiente reportaje es del diario Crítica. En términos generales, los datos biográficos son correctos. El video de FRENADESO Noticias, es una conferencia dada por el Comandante Britton, en el 40 Aniversario del Asasesinato de Floyd Britton, en noviembre del 2009.

Muere último comandante guerrillero de Panamá

Grisel Bethancourt y Alex García

El último comandante guerrillero de Panamá ha caído. Federico Britton Morrison murió anteanoche, a los 67 años, a causa de un cáncer que le afectaba desde hace tres años.

“Freddy” junto su hermano Floyd fueron parte de esa generación de la izquierda revolucionaria que se movilizó en Panamá, desde la década de los 60 y que tomó fuerza luego de la ruptura con el Partido del Pueblo (comunista).

Era hijo del matrimonio de la nicaragüense Nelly Morrison y Leland Britton, un colombiano oriundo de la isla Providencia. Federico nació el 17 marzo de 1944 en la ciudad de Colón. Su niñez la desarrolló en calle 5.ª de Río Abajo. Ya adulto, vivió en Milla 8.1, en Las Cumbres. Tuvo 4 hijos.

Por años, Federico no cesó en buscar los restos de su hermano Floyd asesinado por los militares en el centro penal de Coiba.

Federico inició sus pininos como dirigente estudiantil en el Instituto Bolívar. La primaria la hizo en la Escuela República de Haití, pasó su secundaria entre el Instituto Justo Arosemena y el Bolívar.

Siendo muy joven fue protagonista de la Gesta del 9 de Enero. Conformando la delegación que entregó al presidente Roberto F. Chiari, la bandera ultrajada por los zoneitas.

Algunas fuentes de la inteligencia militar aseguran que Federico estuvo en China en la década del sesenta.

El propio Federico reveló que por allá por 1966 contempló junto a su hermano Floyd y el dirigente Narciso Cubas, todos miembros del Movimiento de Unidad Revolucionario (MUR), iniciar un alzamiento en armas en Panamá y para ello tenían conexiones con otros grupos armados en la región; al final optaron por la lucha política.

Sin embargo, tras el golpe militar de 1968 y el asesinato de Floyd, Federico conformó el 29 de julio de 1970, el Movimiento de Liberación Nacional 29 de Noviembre (MLN-29), que realizó incursiones guerrilleras en La Chorrera y Cerro Azul con enfrentamientos a tiros con miembros de la Guardia Nacional.

En Cerro Azul, estuvo acompañado por: Elías González, Félix González Santizo, Jorge Julio González Reseras, Ciro Abdiel Arrieta, Pastor Durán, Ever Quintanar y Daniel Zúñiga.

Federico tuvo clandestino durante tres años; luego salió al exilio y vivió por años en México hasta 1978 cuando retornó a Panamá.

Estudia Sociología en la Universidad Autónoma de México (UNAM). Compartió el exilio en México junto a figuras como Diana Morán, Bolívar Crespo, Jorge Turner, Ramón Oviero, Herbert Nelson, Evaristo Vásquez, entre otros, miembros del MLN.

En 1999, en aras de recuperar los restos de su hermano asesinado y de hacerle justicia a las víctimas de la dictadura militar se integró al Comité de Familiares de Desaparecidos de Panamá “Héctor Gallego” (Cofadepa-HG).

Era uno de los ideólogos de la izquierda panameña y de movimientos como el Suntracs, Frenadeso, Frente Estudiantil Revolucionario (FER-29) y el partido en formación Frente Amplio por la Democracia y era uno de los propulsores de la propuesta de la Asamblea Constituyente.

Encuentro con Castro

Durante su larga carrera revolucionaria, “Freddy” estuvo en Cuba, donde sostuvo un encuentro con Fidel Castro y compartió experiencias con revolucionarios latinoamericanos de la talla del brasileño Carlos Marighela.

También fue reconocido como internacionalista, quien impulsó la solidaridad con otros pueblos y organizaciones en lucha como el Frente Sandinista para la Liberación Nacional (FSLN) y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y otros movimientos revolucionarios del continente.

El sindicalista Saúl Méndez reconoce que en el momento actual, Federico Britton es una figura irremplazable, pero deja un legado que de manera colectiva permitirá a los patriotas y revolucionarios panameños continuar su obra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *