Nicolás Maduro apuesta su bigote de no entregarse un millón de viviendas.

viviendas venezuela 1El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, apostó hoy su bigote al cumplimiento de su meta de terminar 2015 con un millón de viviendas entregadas, en el marco de un plan estatal que prevé poner fin en 2019 al déficit de más de tres millones.

Hago una apuesta: si no llegamos al 31 de diciembre a un millón de viviendas me corto el bigote, dijo en su programa semanal Contacto con Maduro, que emite cada martes y que es reproducido por las emisoras de radio y televisión estatales. Tras consultar a su cónyuge, Cilia Flores, presente en el programa, si estaba de acuerdo con su apuesta y recibir de ella como respuesta que amanecerá el 1 de enero con su característico bigote, el jefe de Estado pidió en tono jocoso a los obreros de la construcción ayudarle a ganar la apuesta.

Le digo a mis hermanos trabajadores, obreros y obreras, a los ingenieros: trabajen para no tener que cortarme el bigote. No, mentira. Es una broma. Trabajen porque hace falta que nuestro pueblo tenga su vivienda, sostuvo.

Las viviendas, algunas construidas con ayuda de los Gobiernos de Rusia, Irán, Uruguay y China, son subsidiadas en un 80 % por el Gobierno, porque son para familias con un ingreso equivalente a un salario mínimo, según expresó en 2012 el entonces ministro de Vivienda, Ricardo Molina.

El Órgano Superior de Vivienda, creado en el marco del plan gubernamental, registró en 2011 a 3.71 millones de jefes de familia carentes de hogar o con viviendas necesitadas de rehabilitación. Ello incluye a casi 11 millones de personas, lo que representa alrededor de un tercio de la población venezolana de unos 29 millones de habitantes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *