At the drugstore.

Negocio con la salud

At the drugstore.Los países en el mundo se han preocupado por mantener un ente jurídico sobre  salud, como  códigos, reglamentos y otros instrumentos legales.

Estos instrumentos  en el sistema capitalista solo tienen una sola orientación el consumo, el negocio,  en  realidad la salud no importa, incluso se conoce de muchos casos a nivel mundial donde se ha provocado enfermedades, epidemias por el  solo  hecho de  ganar dinero.

No vamos muy lejos con la pandemia del  SARS las  transnacionales lograron que  la mayoría de los países invirtieran millones de  dólares, no muy lejano  la famosa epidemia del HN1, otra vez la misma historia y ustedes vieran cuantos millones invirtió nuestro país, y pudieran preguntarse cuántos de  esos  productos se recetaron, cuantos realmente fueron los infectados y cuantos producto se vencieron en clínicas centros de salud o en los depósitos del  Ministerio de Salud o de la Caja de Seguro Social,,, millones a la basura, pero en beneficio de las  trasnacionales y los coimeros nacionales.

Las  transnacionales farmacéuticas están desesperadas y quieren más y vienen por nosotros, inventarán lo que  quieran con tal de  sacar al pueblo el último céntimo para satisfacer su interés, son tan voraces que no quieren, no permiten  que los laboratorios nacionales de los  distintos  países produzcan algo, lo quieren  todo para ellos, no importa la salud del pueblo.

La  rapacidad de las  trasnacionales farmacéuticas en el fondo han logrado mundialmente  botar  a los crematorios millones de balboas  en medicamento e insumos medico quirúrgicos, con la famosa fecha de vencimiento, pero como la tecnologías  avanza se  está logrando descubrir que muchos productos tienen  mayor duración y efectividad después de la fecha que  imponen los laboratorios farmacéuticos dirigidos por la política neoliberal, la política de las  transnacionales  a nivel mundial.

Pero la crisis provocada a nivel mundial, léase hambre y explotación, obra del neoliberalismo, del Sistema capitalista, ha afectado también a los países ricos, que ya  están buscando fórmulas para que no  se les hunda el barco, ahora quieren que las  empresas  tengan una función  social, que regalen panes, colchones, pañales y otras cosas para mitigar la desesperación de los pueblos  que se  están cansando del modelo  decadente, el sistema capitalista.

Ahora en Europa y volviendo a los controles de  salud han descubierto,   imagínense que hay que suavizar las medidas sobre los productos  vencidos, tal como en Panamá está prohibido  tener  en estantería productos que tengan fecha de  vencimiento en el mes de la compra, so pena de multa, ello está bien. Lo malo es  que hasta esa fecha de  vencimiento,  el precio al público  es  del 100% .

Como no les queda de otra ahora en Europa, flexibilizan las  leyes de  salud, de protección  al consumidor,  en los supermercados han abierto una sección de productos próximos a vencerse a precios  dicen que módicos pero sin perder la ganancias, esencia del sistema.

Si se fijan no es mala idea desesperada para sobrevir y que se tenga una visión del que  el sistema es bueno, aquí en Panamá te venden hasta el último día al precio que es  y no hay descuento ni precio especial  sobre productos próximos a vencerse.

Preguntemos a los dueños de los supermercados si no es posible hacer estas ofertas entre comillas y no botar los productos a  Patacón o venderlas en el mercado negro para los negocios de producción de comidas populares, incluso a  farmacias.   O es un  secreto que las  distribuidoras venden  producto a sus trabajadores próximos  a  vencerse con 60  y 80% de  descuentos, porque no  abren las puertas  al pueblo, o es que protegen a los dueños de súper mercados,  a los mini  súper, también conocemos de lotes de bebidas próximas  a vencerse que los asiáticos  compran a precios irrisorios pero los vende a cien por ciento, compañeros vigíele la fecha de vencimiento en todos los productos.

Esto es el Sistema Capitalista y su neoliberalismo, la persona no vale nada,  para ellos todo es negocio, como el Gobierno que tenemos.  Debemos  exigir que se  rebajen los precios de los medicamentos  y de los alimentos,  que  se   declare un aumento General de salario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *