La discriminación también llega por la edad

tercera-edad-manos-viejito-907358No es que existan muchas alternativas: lo único que se necesita para envejecer es no morirse, y aun así sabiendo que es un factor inherente de la condición humana, y que a diferencia del sexo, raza, orientación sexual, creencias o el lugar donde se nace, todos tenemos en común el proceso biológico del envejecimiento y nuestra sociedad contemporánea desvalora la vejez y discrimina a quienes se consideran viejos o viejas.

Estamos viviendo un fenómeno contemporáneo, que cada vez toma más auge y es la discriminación por edad que supone un despilfarro del potencial humano.

A medida que crece la esperanza de vida, y la generación de ese Boom demográfico, provoca una enorme expansión, que oscila entre las edades de 57 y 62 años, está perdida se hace cada vez más insostenible, ligado al aumento continuo de la longevidad las personas tienen más oportunidades de desarrollar el potencial de una vida más larga, sin embargo si no tienen las posibilidades de participar en el empleo, sus condiciones de vida no alcanzaran plenamente su nivel potencial.

Aunado a esa condición de no preparación para ser separados de su sitios de trabajo hace que enfermedades novedosas se apoderen de estas personas.

Este fenómeno se ha extendido y se ha generalizado, en las administraciones públicas es un rejuego para contratar nuevos trabajadores, pero hasta donde es cierto que los límites de edad para un cargo sea lo justo y racional, entonces el resultado práctico del límite de edad juega en contra precisamente de la selección de las personas capaces, lo justo es seleccionar de un grupo que concurre a un proceso de selección escoger al mejor.

Existen factores que favorecen y posibilitan la grave situación actual y generalizada de la discriminación por edad y es el desconocimiento de las normativas y las violaciones a las normas existentes, con decretos o pronunciamientos que hacen que las mismas no se respeten, y ni se hace respetar.

Se discrimina por edad también cuando se hace a unos si y otros no, pero nuestra constitución política en su capítulo 3, dedicado al trabajo dice explícitamente así:

“El Trabajo es un derecho y un deber del individuo y por lo tanto es una obligación del estado elaborar políticas económicas, encaminadas a promover el pleno empleo y asegurar a todo trabajador las condiciones necesarias para una existencia decorosa”

En los anuncios de empleo, es evidente que se discrimina contra las personas no ya de 57 o 62 o más sino desde los 40 y 50 años.

La población en edad de trabajar puede estar disminuyendo, pero el número de personas mayores continuará en aumento, esto elevará la tasa de dependencia de la vejez.

Estos cambios demográficos, hay que tener presente que la población está envejeciendo y que la natalidad está disminuyendo y se calcula que para el 2050, el aumento de la población entre las edades de 65 años aumentará y será 2.5 veces mayor que la edad de la población de 0-4 años. Se invierte a la demografía mundial de los años 1950.

Que hacer como Central de trabajadores de Panamá, difundir las normativas existentes, o decirle a los compañeros no digas nada que estas en proceso de jubilación por que el código dice que si luego de dos meses la empresa no se percata te quedas laborando, hacemos campañas de concienciación para hablar del fenómeno y hacemos un viraje radical, porque un elemento trascendental en la población panameña es que su calidad de vida es mejor en estos tiempos, y se vive más.

Aporte de Olivia Casas
Subsecretaria de Educación CNTP
¿Aún sigues repartiendo volantes? ¡Contactanos! te sugerimos alternativas para mejorar tu presencia digital. www.monagrillo.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *