CNTP nos envía Editorial N°26

“Unir las Fuerzas del Progreso  Social”

Nuestro país se encuentra profundamente afectada por el Covid-19, una pandemia mundial, que ha deteriorado el sentido común de la población y el orden institucional, donde sobresale la incapacidad gubernamental de frenar y combatir el virus, igual golpea el sistema económico cuya consecuencia afecta el devenir de las empresas y los puestos de trabajo.

La clase trabajadora, reclama a empresarios y gobierno velar por la seguridad en lo que respecta la salud tanto de la población como de los trabajadores; pretender mandar al mercado de la muerte a cientos de trabajadores por el afán de hacer dinero, explotar y lucrar con la miseria y necesidades de aquellos que generan las riquezas, y que son la fuerza motor del crecimiento económico, sería  inhumano y un holocausto.

El Estado  tiene la obligación de asumir su responsabilidad y obligación de garantizar la protección de la vida, honra y bienes de todos los ciudadanos nacionales y extranjeros. Su deber es asumir su responsabilidad y obligación consignad en la  Constitución Política Art.17.

Igualmente, tiene que   salvaguardar la salud, la sostenibilidad de las empresas y los puestos de trabajo, entregar un apoyo solidario que cubra  alcance la canasta básica familiar y artículos de aseo,  entre 350.00 a 500.00 balboas hasta diciembre de 2020.

Es obligación del  Mitradel  velar por el cumplimiento de todos los derechos de los trabajadores reincorporados, y de aquellos que por razones obvia de quiebra o insolvencia de la empresa se le garantice el pago total de sus prestaciones y que estos mismos trabajadores sean prioridad de trabajo en los proyectos futuros  de inversión pública que pronto ejecutarán.

 La Central Nacional de Trabajadores de Panamá, participó activamente con propuestas en la Mesa Económica, ese gran diálogo que permitió luego de dos meses de trabajo, acuerdos que garantizan los comité de salud en las empresas con la participación de los trabajadores, la defensa de los puestos de trabajo, el aumento del bono solidario y la no reforma al Código de Trabajo entre otras. 

Ratificamos en solicitar al gobierno nacional la participación de los trabajadores en la toma de decisiones que tenga que ver con el desarrollo del país; defender y participar en la alternativa de  Diálogo Social, incluyente, de respeto y de altura; rechazar de plano cualquiera pretensión de reformar el Código de Trabajo; y convocamos como siempre a la Unidad en medio de esa diversidad existente, generándonos confianza y credibilidad, para construir junto a la sociedad el Proyecto Económico Alternativo en Común, que debe ser sostenido por  las fuerzas motrices del progreso social.

¡Venceremos!,

Panamá, 11 de julio  2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *